El abono es una sustancia que contiene nutrientes en forma que las plantas pueden absorberlos.
Como nosotros, las plantas necesitan una serie de nutrientes para estar sanas y poder crecer. Si falta algún componente en su dieta es más vulnerable a plagas y enfermedades y los frutos que dé contendrán menos vitaminas.
Es abono el material resultante del compostaje de sesechos vegetales y son abonos también los estiércoles de los animales herbívoros. Durante el compostaje, mediante el proceso de descomposición, los distintos materiales liberan una serie de nutrientes que estarán disponibles en el producto final, el abono.
El abono puede ser sólido o líquido, de liberación lenta o rápida, aplicado a las raíces o a las hojas.

Los nutrientes que requieren las plantas y que se encuentran en un buen abono pueden dividirse en:

Macro nutrientes primarios: Nitrógeno (N), fósforo (P) y potásio (K), el clásico N-P-K de los envases de fertilizantes, más oxígeno e hidrógeno que las plantas obtienen de la atmósfera y el agua.

Macro nutrientes secundarios: Calcio, magnesio, sodio y cloro.

Micro nutrientes: Zinc, selenio, hierro, cobre, manganeso, molibdeno y cobalto.

En Huertocity usamos y recomendamos el humus de lombriz porque contiene la mayor cantidad de nutrientes que las plantas necesitan y así nos aseguramos de que la planta recibe una buena alimentación y dará un buen cultivo para ti y tu familia.
Las lombrices hacen un trabajo único y esencial en el reciclaje de materia orgánica en la naturaleza, lo que se aprovecha en agricultura ecológica para producir hortalizas de mejor calidad.

Las pruebas hechas recientemente en Ohio (EEUU) agregaron más beneficios a la larga lista ya conocida del humus de lombriz. También ayuda a reducir el daño por insectos chupadores y masticadores como pulgones, cochinillas y orugas. Los científicos no están seguros de por qué el humus de lombriz ayuda, pero la teoría es la presencia de compuestos minerales adicionales que no se encuentran en otros sustratos y ayudan a las plantas a ser más resistentes al estrés, menos atractivos para las plagas, o tal vez ambas cosas.