Los síntomas incluyen manchas de color marrón y negro en las hojas que se amplían y desarrollan anillos como una diana. Las hojas pueden morir. Encontrarás hundimientos en las frutas y tubérculos. Las medidas preventivas incluyen la selección de semilla adecuada y un tratamiento orgánico a las semillas antes de sembrar. Si tu cultivo se infecta, es mejor deshacerse de él.