Babosas y caracoles

Las babosas y los caracoles se comen las hojas dejando agujeros al principio y sólo los nervios al poco tiempo porque son muy voraces. Actúan de noche o cuando el cielo está cubierto y se reconocen los ataques porque dejan un rastro plateado por donde pasan.

Prevención: Spray de chile y ajenjo.

Control: Spray de ajenjo.
Se pueden recoger a mano si el tamaño del huerto lo permite o poner trampas y cebos. Una típica es la de enterrar una vaso con cerveza hasta el borde, permitiendo que los caracoles y las babosas caigan dentro al ser atraídos por el olor de la cerveza.