Compostaje – compost

El compostaje es un proceso que recicla los residuos de su huerto urbano y cocina para producir compost rico en nutrientes que se puede mezclar en el sustrato para reponer los nutrientes que necesitan las plantas para crecer.

El compostaje es fácil. Los habituales residuos orgánicos y de papel en lugar de ser tirados en los contenedores municipales se combinan en su terraza, y con el tiempo, con un poco de cuidado, se descomponen para producir un material rico, oscuro, húmedo, llamado compost.

La mejor mezcla de compost:
Todos los materiales compostables son básicamente carbono o nitrógeno. La construcción de una pila de compost sano es simple: mantener un equilibrio de trabajo entre estos dos componentes.

Carbono – Conocido como marrones (browns), materia rica en carbono (ramas delgadas, tallos, hojas secas, trozos de madera, polvo de corteza o aserrín, filtros de café, las agujas de coníferas, cáscaras de huevo, heno, musgo de turba, ceniza de madera ) da al compost un cuerpo ligero y esponjoso.

Nitrógeno – Conocido como verdes (greens), materia rica en proteínas (restos de comida, estiércol de animales, materiales de hoja verde como recortes de césped y hojas verdes) proporciona materias primas para la fabricación de enzimas.

Los componentes de carbono y nitrógeno se mezclan en proporciones aproximadamente de 50:50 en volumen en un recipiente adecuado (ver las imágenes y la explicación a continuación). Asegúrese de romper, cortar o picar los ingredientes de carbono en trozos pequeños, fácilmente descomponibles para ayudar a acelerar el proceso.

Una vez hecha la mezcla se empapa bien y se deja que salga el exceso de agua hacia fuera y después todos los días le damos una vuelta rápida para airear la mezcla. En tan sólo seis semanas el compost está listo, pero asegúrese de que está listo antes de usarlo, si hay malos olores sigue estando en descomposición.

¿Problemas con el compost?
Lograr la humedad correcta y la mezcla correcta de ingredientes en su compost puede tomar un poco de práctica, pero la mayoría de los problemas generalmente se pueden superar.

Demasiado húmedo – Añadir aserrín o periódicos cortados en tiras para ayudar a absorber la humedad, y girar con regularidad.

Sin calor – Añadir una fuente de nitrógeno, como el estiércol animal o sangre y harina de huesos o restos vegetales. Con pequeños volúmenes de compostaje es difícil generar calor. La luz solar directa puede ayudar hasta cierto punto.

Sequedad – Regar ligeramente.

Desarrollo de moscas – Encerramos completamente el compost. Nos aseguramos de que el compost está caliente en el centro y giramos con regularidad para “cocinar” los huevos de moscas y cucarachas.

Demasiado caliente – Si la mezcla es gris y sale humo lo giramos y esparcimos un poco para enfriar el compost. Este problema raramente se encuentra en el compostaje a pequeña escala.

Fuerte olor – Todos los compost huelen un poco cuando se giran. Reducimos el olor al mantener el compost húmedo, pero no mojado.