Afecta a muchas verduras y aparece como una vellosidad blanca a morada en el envés de las hojas y a lo largo de los tallos. La mejor manera de prevenir esta enfermedad es evitar las condiciones que la favorecen. Poda las plantas para mejorar la circulación de aire. Riega por la mañana temprano para dar tiempo a las plantas a que se sequen durante el día. Si coges la infección pronto puedes aplicar fungicidas orgánicos a base de cobre cada 7-10 días hasta la cosecha. Deshágase de las plantas severamente infectadas.