Picar una cebolla grande sin pelar. Colocar en la licuadora con un litro de agua y mezclar a una velocidad lenta, hasta obtener una consistencia lechosa. Esto es útil contra pulgones y araña roja.