Disolver 500 gramos de leche en polvo en 4 litros de agua y pulverizar directamente sobre las hojas que presenten signos de enfermedades virales.