Cortar una cebolla sin pelar y una cabeza de ajo. Cocer a fuego lento con 15 ml (1 cucharada) de cayena en 1,5 litros de agua durante 20 minutos. Enfriar la mezcla, verter en un frasco, sellar, guardar durante seis semanas, colar y embotellar. Para su uso, mezcla 15 ml (1 cucharada) con 750 ml de agua. Se puede usar contra las plagas en general, así como para las orugas.
Nota: No permita que entre en contacto con los ojos o la piel.