Afecta a una variedad de plantas tales como judías, tomates y pimientos. Provoca un moteado verde y amarillo en las hojas o venas. Las hojas pueden curvarse o arrugarse y el crecimiento de las plantas a menudo se atrofia. No hay cura para las enfermedades virales como el mosaico. Lo mejor es tomar medidas preventivas tales como la siembra de variedades resistentes y el control de plagas de insectos, especialmente áfidos y saltadores que propagan la enfermedad. Eliminar y destruir las plantas infectadas.