Forrandolo por dentro con tela anti-hierba, tela de sacos para runa o cualquier cosa que deje pasar el agua tienes una jardinera perfecta para cultivar lo que quieras.
Debes tener en cuenta el volumen que necesitaran las raices de lo que elijas cultivar para desarrollarse correctamente y que el cesto no se quede pequeño.